Idiomas:

Noticias

14 Gennaio, 2022 / Oblatas
18 años de la creación de la Red Oblata de Brasil: Conoce su historia

Recientemente celebramos con alegría los 18 años de la creación de la Red Oblata en Brasil. De la mano de la hermana oblata Beatriz Paixão recordamos su historia, que tiene como compromiso, actuar junto a las mujeres para fines de explotación sexual y de sensibilizar a la sociedad y a las Iglesias sobre esa realidad, muchas veces, invisible.

A continuación reproducimos la reseña histórica elaborada por nuestra hermana, residente en Brasil:

Conmemoramos nuestros orígenes recordando el año 1935, marcado por la llegada de las Hermanas Oblatas a Brasil, procedentes de España. El comienzo de nuestros trabajos se dio en la ciudad de Rio de Janeiro y a los pocos años, se fueron expandiendo a otras ciudades brasileñas. En los primeros años, acompañamos a niñas y adolescentes en situación de riesgo y vulnerabilidad, con el fin de ofrecerles asilo en nuestros internados.

Camino de reflexión

Con la celebración del Concilio Vaticano II (de 1962 a 1965), la Iglesia invitó a todas las congregaciones religiosas a iniciar un proceso profético de reflexión, revisión de sus orígenes carismáticos y corrección de los rumbos para mejor atender las demandas de aquel tiempo.

Inspirado por aquel momento de actualización y apertura de la Iglesia, el Instituto de las Oblatas del Santísimo Redentor fue retomando y asumiendo su “tierra”, su punto de partida, como en los comienzos de 1864, “abrir puertas” para las mujeres que ejercen la prostitución, apostando en su dignidad humana.

Ese proceso fue realizado en los 15 países donde estamos presentes, incluso en Brasil. Comenzamos el camino, realizando multitud de encuentros, entre ellos reflexiones, debates, asesorías en Asambleas con una dinámica participativa que, en cierta medida, contaba también con la implicación de laicas e laicos.

Germen de la integración

La piedra fundamental del proceso colectivo de integración y articulación de las Unidades de la Misión Oblata en Brasil, ocurrió el año 2001, en un encuentro asesorado por el Pe. Inacio Neutzling SJ, sobre el “Análisis de la Coyuntura”. En esa ocasión, confirmamos lo que ya veíamos: la necesidad de ampliar el impacto social de nuestros proyectos de Misión. Despertamos para la necesidad de sumar fuerzas, articularlos y dar respuestas concretas en conjunto a la dura realidad de violación de derechos que están sometidas las mujeres que ejercen la prostitución.

¡El desafío estaba en el aire! Las bases –comunidades de hermanas y equipos de los proyectos de misión– movidas por la utopía evangélica de la construcción de un Reino, donde todos y todas puedan disfrutar de “vida de buena calidad” (Jo.10.1-10), asumieron el sueño de una articulación e integración de las cuatro Unidades de misión del Brasil -Juazeiro de Bahía, Salvador, Belo Horizonte y São Paulo-, en un encuentro realizado en Salvador (BA), los días 22 y 23 de noviembre de 2003, cuando se discutieron criterios y objetivos para comenzar a “mover” la Red Oblata.

En este evento, percibimos que teníamos la oportunidad de crear una comunicación interna para discutir temas comunes, cambiar y compartir experiencias concretas, sumar fuerzas, firmar asociaciones con otras entidades similares, conscientes de que sería un movimiento a ser construido en el camino de los desafíos y conquistas de la misión junto a las mujeres.

Memoria agradecida

Por tanto, los 18 años de articulación de la Red Oblata, que celebramos en 2021, nos invita a esa memoria agradecida por todo el proceso vivido y fortalecido en dinámicas participativas con muchas personas envueltas y la implicación de esas mujeres. Caminando junto a ellas y atentas a los procesos históricos patriarcales y a las desigualdades de género que fomentan la injusticia social, especialmente para las mujeres, nos mantenemos constantemente desafiadas, interpeladas a dar respuestas creativas y comprometidas con la realidad.

Además, mismo que el territorio de la prostitución sea específico en cada región, la integración de las Unidades trajo muchos beneficios, o sea, posibilitó contar con un equipo multidisciplinar, continuamente formado por medio de lecturas interdisciplinares y cambio de experiencias, con los principales objetivos que son ampliar el diagnóstico prostitucional y oír de las mujeres sus diversas realidades y experiencias. A través de ese amplio compartir de conocimientos y siempre en sintonía con el rico material histórico congregacional, meticulosamente relatado por Antonia, nuestra fundadora, fue posible construir una propuesta pedagógica que carga en su bulto, la ética del cuidado Oblata: ser siempre un espacio de acogida y respeto.

Sensibilizar a la sociedad y a las Iglesias

A lo largo de nuestra caminata, constatamos que, dada la complejidad de la realidad con la cual trabajamos, sería imposible atender las demandas de nuestro público, sin contar con redes y la articulación con el poder público y sociedad en general, sumando fuerzas para defender y garantir los derechos humanos de esas personas. Por lo tanto, entendemos que es imprescindible sensibilizar a la sociedad y a las Iglesias, con la finalidad de que tengan ojos atentos sobre las violencias estructurales que maximizan los impactos perversos que el preconcepto y la discriminación causan en la vida de la mujer que ejerce la prostitución.

Resaltamos que el proceso de vulnerabilidad social desencadenado por la pandemia Covid 19, demandó a toda la Red un gran esfuerzo para dar continuidad a nuestras actividades. Imposibilitadas de abrir nuestras sedes para acoger presencialmente, recurrimos a encuentros virtuales. Por eso, fue posible atender a más de mil mujeres en sus diversas demandas: cestas básicas, acceso a derechos socio asistencial, psicológico, entre otros.

Por consiguiente, por la fe y acción social, la Red Oblata trabaja para tornar más justo y menos vulnerable el camino de mujeres que ejercen la prostitución y está siempre atenta a dar continuidad a la inspiración y al compromiso de nuestros fundadores. Antonia María de la Misericordia y Padre José María Benito Serra: “Si todas las puertas se cierran, yo mismo les abriré una”.

 

Galería de imágenes

Volver
Evidenziate
Comunità Oblate in diversi paesi
Articoli, studi e notizie
Delle nostre sorelle e laici
Le donne che abbiamo accompagnato

    NEWSLETTER
    Iscriviti alla nostra news per ricevere notifiche
    Ho letto e accettato la politica sulla privacy