Idiomas:
 

Noticias

20 Março, 2020 / Oblatas
La vida religiosa frente a la crisis del coronavirus: una situación excepcional para el discernimiento y la esperanza

Ante la situación que se está viviendo en todo el mundo debido a la pandemia por el coronavirus, la Iglesia ha puesto en marcha no solo distintas iniciativas que fomenten la unidad en una cuarentena que ha coincidido con el tiempo de cuaresma, sino también distintas reflexiones que ayudan a vislumbrar un sentido evangélico a esta realidad.

Por su parte, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (CIVCSVA) ha enviado una carta a los religiosos y religiosas en la que subraya que “el Señor nos está haciendo vivir esta cuaresma del año 2020 de una manera muy particular, de una manera que nadie podía pensar o imaginar y que realmente requiere cada día de cada uno de nosotros un cambio decidido de estilo y de modo de vida”.

“Normalmente en cuaresma se multiplican las iniciativas de caridad y los momentos fuertes de oración y reflexión para prepararnos con un espíritu renovado y purificado a las fiestas pascuales”, continúa la CIVCSVA, subrayando que, sin embargo, este año “estamos llamados a vivir el tiempo fuerte de la fe, siempre con la misma intensidad, pero de maneras completamente diferentes”.

Asimismo, la CIVCSVA recomienda seguir con “obediencia serena” las peticiones de quienes gobiernan, “tanto a nivel estatal como eclesial”, y que, aquellos que tienen la oportunidad, “no dejen de mostrar signos concretos de cercanía a nuestro pueblo”.

Del mismo modo, la Congregación recuerda que, gracias a los nuevos medios de comunicación, “tenemos la posibilidad de participar en celebraciones y momentos formativos”. En esta misma línea, Jolanta Kafka, presidenta de la Unión Internacional de Superioras Generales (UISG) ha invitado, a través de un vídeo-mensaje, a todas las congregaciones a celebrar un día de solidaridad y oración en todo el mundo el próximo domingo, 22 de marzo, especialmente por todos aquellos que se han visto afectados por el Covid-19.

También la Confederación Latinoamericana de Religiosos (CLAR) ha publicado una reflexión que compartimos a continuación:

“El domingo pasado, contemplábamos a Jesús cansado del camino, sediento, necesitado de los demás, capaz de establecer diálogo, situado desde la lógica de la gratuidad, con tiempo para el encuentro. Experimentando una necesidad humana vital: agua. Imposible, no sentirnos completamente identificadas/os con Jesús.

También nosotras/os, cansados del camino, reconocemos que tenemos sed. En esta coyuntura del mundo, no acabamos de comprender la magnitud de lo que sucede:

– Una pandemia que nos recuerda lo vulnerables que somos, un virus, capaz de modificar nuestras agendas, el ritmo de la vida, el orden mundial. Una ráfaga de enfermedad que evidencia que las desigualdades, especialmente en el área de la salud, son un factor que aumenta el riesgo para los más pobres. Y que nos recuerda que mientras unos se empeñan en abastecerse con abundancia de lo que algún día pudieran necesitar y que tal vez, termine pudriéndose en sus neveras, otros, no poseen ni techo para aislarse, ni agua para beber…

Sin embargo y misteriosamente, el impacto de lo que vivimos nos hace reconocernos aldea global afectada por lo inesperado. Todas/os llamados a salir de nuestros individualismos, a procurar el cuidado los unos de los otros.

– Una crisis económica, que pone a tambalear a las grandes potencias, que nos afecta a todos y que especialmente a los más pobres, los golpea con fuerza. Una crisis que supondrá que en nuestras decisiones cotidianas hagamos un adecuado control del gasto, que nos situemos con austeridad frente a los destellos de la sociedad de consumo, que reflexionemos personal y comunitariamente la manera de vivir una solidaridad real con los más necesitados.

– Un oleaje permanente de migrantes que, forzadas/os por la violencia, por la tiranía de sus mandatarios, o por la crudeza de la pobreza en sus países, se ve obligado a salir, aun a riesgo de perder la vida en el mediterráneo, al cruzar el desierto, al borde de la frontera, o sobre la “bestia” capaz de sepultar dignidad y sueños. – Un estallido constante de la corrupción, que nos revela una crisis ética enquistada, en todos los niveles de la sociedad y que deja al descubierto, el afán de tantos de nuestros líderes por buscar solo su propio interés, aún a costa de la vida y el bienestar de la mayoría.

Un… podríamos seguir enumerando los matices de la realidad, que nos ubican en lo más árido del desierto. Como Jesús y la Samaritana, buscamos un pozo dónde poder beber. Y resuena con una fuerza capaz de renovarnos en la esperanza, la expresión de Jesús en el Evangelio del domingo: “…si conocieras el don de Dios”.

Si pudiéramos desentrañar lo que Él en su desbordado amor puede darnos. Con Él, estamos llamadas/os a ir hasta lo profundo del pozo. No podemos quedarnos en la superficie, en el escenario de quienes solo repiten, lo que las inclementes redes sociales no paran de decir, tampoco podemos empeñarnos en abrigarnos en caparazones que nos den seguridades que nos impiden ser para los demás, vivir para la vocación para la que hemos sido convocadas/os y mucho menos deberíamos desestimar el riesgo, relativizar el impacto, abrigadas/os en nuestra condición de “súper seres humanos”. Lo nuestro será encontrarnos como hermanas y hermanos, junto al pozo, para hablar, recoger los datos de nuestra realidad, reflexionar y discernir juntos la manera de situarnos.

Será comprometernos. Eso nos exigirá atención frente a los medios de comunicación, lectura crítica y contrastada de la información que nos llega. Debemos hacer lectura de fe, que el Evangelio, sea la óptica desde la cual leemos los acontecimientos. La misión a la que hemos sido convocadas/os desde nuestra identidad de consagradas y consagrados, nos pone del lado del cuidado de la vida y nos exige hacer de esta coyuntura, una plataforma de aprendizaje.

¿Qué aprendemos?, ¿de qué estilos, esquemas y hábitos nos libera?, ¿del lado de quién nos sitúa?, ¿junto a quiénes nos invita a estar, con quiénes solidarizarnos? No cabe la pasividad, las lamentaciones y mucho menos la indiferencia. Este es un tiempo propicio para salir de nosotras/os mismos y compartir el agua que tenemos. Lo que nos corresponde será empeñarnos en el arte del cuidado. Cuidarnos unos a otros y cuidar de aquellas/os que se nos han confiado. Buscar los medios razonables para el cuidado, sin exagerar y sin minimizar.

Con discernimiento, pensando en el bien común y abiertas/os siempre a compartir. Sembremos esperanza, motivemos a la unidad, a la expresión creativa del cariño. Las/os invitamos a que hagamos un acto de fe, en que el “don de Dios”, se manifiesta hoy y siempre. Esperemos con confianza, trabajemos con decisión por un mundo mejor y no olvidemos nunca que lo nuestro es dar la vida”.


 

Galería de imágenes

Volver
Destaque
Comunidades oblatas em vários países
Artigos, estudos e novidades
de nossas irmãs e leigos
Mulheres que acompanhamos
NEWSLETTER
Assine nossas Novidades para receber notificações

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR