Idiomas:

Noticias

20 octubre, 2017 / Oblatas
El trabajo de las oblatas en Ciudad de México

Durante el pasado Encuentro Formativo que tuvo lugar en Ciempozuelos (Madrid), hablamos con Carmen Ugarte, hermana mexicana que desarrolla su misión en el corazón de Ciudad de México, sobre el terremoto que tuvo lugar en septiembre en este país y sobre su experiencia como oblata.

Carmen, al recordar cómo vivieron el terremoto del pasado 19 de septiembre, señala dos momentos importantes. El primero fue el día 7, hacia las 12 de la noche, cuando sintieron el fuerte temblor que afectó a los estados de Oaxaca y Chiapas. El segundo momento fue el 19 de septiembre. Desde hace 32 años en México se hacen diferentes conmemoraciones ese día para recordar a los muertos del terremoto de 1985 y también se realiza un simulacro. Este año el simulacro fue a las 11 de la mañana, sonando las alarmas sísmicas de manera más suave para no alarmar por lo ocurrido el día 7. Lo que nadie esperaba es que dos horas después iba a tener lugar un terremoto real, terrible y fuerte. Carmen recuerda la sensación de terror, junto con la gran sorpresa y miedo generalizado. El proyecto de oblatas, al encontrarse en el barrio de La Merced, en el centro histórico de la ciudad, no sufrió daños. Esto se debe a que los edificios de la zona son construcciones grandes, antiguas y más recias, que aguantan mejor los temblores que las construcciones modernas, de construcción débil. Hay irresponsabilidad en estas nuevas construcciones ya que se sabe que México es un país de riesgo sísmico.

Las hermanas han vivido esta situación con la gente, uniéndose para dar mensajes de esperanza, confianza… Ya que, tal y como Carmen cuenta, así como el miedo es colectivo, la esperanza también es algo común. Por ello salían a la calle a ofrecer apoyo espiritual y emocional, para unirse todos de manera positiva y confiar en el señor.

Respecto al proyecto que tienen las Hermanas Oblatas en Ciudad de México, se divide en tres ejes de intervención: dos hacia adentro y uno afuera. El eje externo es el área de abordaje e investigación. Compartiendo con las mujeres tiempo, escuchándolas, preocupándose por sus necesidades, estudiando el ambiente en el que se mueven… La Merced es una zona de prostitución callejera muy grande, donde están miles de mujeres de diferentes países, sobre todo mexicanas, pero también colombianas, de centro américa y otros lugares. México es un país de destino, origen y tránsito de prostitución. Otra área que trabajan, interna, es la orientación y el seguimiento, donde se canalizan los servicios de acompañamiento personalizado, psicológico y espiritual, con talleres de formación para las mujeres. Por último, el tercer eje, también interno, se centra en la asistencia infantil. Dirigido a los hijos e hijas de las mujeres, con atención integral a sus necesidades educativas y sociales. Tres ejes con el mismo fin: ayudar a las mujeres a tener un nuevo proyecto de vida.

Además de ello, junto con otros grupos y asociaciones, están creando un observatorio de la realidad de la prostitución en México.

 

Galería de imágenes

Volver
Destacado
Comunidades Oblatas en varios paises
Artículos, estudios y noticias
de nuestras hermanas y laicado
Mujeres que hemos acompañado
NEWSLETTER
Suscríbete a nuestras Noticias para recibir notificaciones

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR