Idiomas:

Noticias

30 julio, 2018 / Oblatas
“La trata de personas con fines de explotación sexual tiene rostro de mujer”

Carmen Ugarte García, OSR y coordinadora de la Red Rahamim contra la trata (México)

La Vida Religiosa, que siempre ha estado al lado de las personas más vulnerables y empobrecidas, rompe el silencio, la indiferencia y el conformismo de muchos en la cuestión de la trata. Para ello se formalizó en el año 2009 la Red Talitha Kum contra la trata de personas. Nace del deseo compartido de coordinar y reforzar actividades contra la trata en todo el mundo y con una fuerte invitación a denunciar con nuestra voz, nuestras acciones, nuestras decisiones diarias y nuestra vida todo lo que la promueve y sostiene.

Del 4 al 16 de junio de este año, se llevó a cabo en Roma la primera fase presencial del curso de capacitación para líderes de Talitha Kum, organizado en sociedad por la Unión Internacional de Superiores Generales y la Universidad Pontificia Antonianum de Roma. A ella asistieron 22 participantes de Nigeria, Túnez, Camerún, Sudáfrica, Zimbabue, Tailandia, Filipinas, India, Pakistán, Corea, Myanmar, Indonesia, Zimbabue, Italia, Brasil, Perú, Argentina y México.

Formación contra la trata

El principal objetivo del curso es fortalecer el liderazgo de las integrantes de las Redes, que a su vez promuevan la formación de nuevas redes territoriales, favorecer la comunicación y el intercambio de ideas e información entre ellas, sobre todo buscando sostener acciones de incidencia política a nivel internacional. Para ello, quienes participamos tenemos el compromiso de por lo menos permanecer tres años colaborando en la red.

Es grato saber que las Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor formamos parte de este proyecto intercongregacional, trabajando de manera comprometida en las distintas redes donde nos encontramos, y aprendiendo las mejores prácticas de prevención y atención.

Lamentablemente, la trata de personas va en aumento y es necesario conocer el contexto en el que estamos operando. Para las economías criminales la mercancía es el ser humano y aunque muchos no lo quieran aceptar, la trata de personas con fines de explotación sexual sigue teniendo rostro de mujer. Sin duda, este punto está fuertemente ligado a nuestro carisma. La trata con fines de explotación sexual es aquella realidad a la que de forma especial somos enviadas para abrir paso a la esperanza desde nuestra propia experiencia de redención y misericordia.

Para ello creemos que hay diversos puntos que es necesario tratar, como la deconstrucción de la masculinidad en relación al consumo, la construcción de relaciones de igualdad y equidad (cuestionando los modelos relacionales regidos por la dominación en la vida cotidiana) y la igualdad de oportunidades para todos, entre otros.

Negociar con seres humanos

La trata de personas interpretada como una de las peores formas de explotación, es un delito especialmente grave y de lesa humanidad. Siempre está ligada a vulnerar los derechos humanos de las víctimas a través del engaño, sometimiento, coacción, abuso de poder, intimidación o amenaza, incluso en contra de su voluntad o viciando su consentimiento.

La trata de personas también está asociada con la población migrante y refugiada. Las redes de trata se asocian de tal manera que abarcan en la comisión de sus actividades, la captación, el transporte y la gestión de la explotación, ligándose a diversos grupos locales e incluso a otros del ámbito internacional. De esta manera se genera una delincuencia organizada a nivel internacional que diversifica los puntos de enganche, tránsito y destino.

Este tipo de explotación no puede explicarse si no es en términos de desigualdad, discriminación y violencia. Según datos de Naciones Unidas, cerca del 90% de las víctimas identificadas a nivel mundial son precisamente mujeres y niñas. Si bien es cierto que los Estados han realizado pactos, tratados y convenios para perseguir a los delincuentes, aún no se logra lo suficiente, y menos aún para la prevención, protección y asistencia a las víctimas de manera integral.

La ONU señala que la trata es el tercer crimen en la lista de delitos de las autoridades internacionales, sólo después del tráfico de armas y drogas, refiere que miles de víctimas de trata son utilizadas con fines de explotación sexual, venta de órganos y trabajos forzados, lo que afecta a 21 millones de personas, sobre todo mujeres, niñas y niños. Por su parte, la OIT señala que estas economías ilegales generan 150 billones de dólares al año.

 

Galería de imágenes

Volver
Destacado
Comunidades Oblatas en varios paises
Artículos, estudios y noticias
de nuestras hermanas y laicado
Mujeres que hemos acompañado
NEWSLETTER
Suscríbete a nuestras Noticias para recibir notificaciones
He leído y acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR