Idiomas:

Noticias

9 abril, 2020 / Oblatas
Jueves Santo, amor de Jesús hasta el extremo

Son muchos los elementos que se hacen presentes en cada uno de en cada una de las celebraciones del Triduo Pascal. Hoy, Jueves Santo, iniciamos la fiesta anual de la Pascua, la memoria de la muerte, sepultura y Resurrección del Señor.

En este día recordamos la última cena de Jesús. Celebramos la Alianza Nueva y eterna de Dios con nosotros. Jesús mismo nos dice «He deseado ardientemente comer esta Pascua con nosotros” (Lc 22,15), y escuchamos de nuevo el mandamiento del amor que nos dejó. Un amor “hasta el extremo” que se hace esclavo por amor, un amor que obedece, un amor que no se enfada, un amor que todo lo puede (Corintios 13).

Así, el Jueves Santo sabe a testamento. Nos trae gestos y palabras de Jesús que llevan a lo esencial, a una invitación a hacer memoria de lo vivido, pero, sobre todo, a vivir cada día haciendo memoria, realizando cada cristiano la entrega que Jesús hizo por nosotros.

Una entrega desde la ternura, alejada, como aquel lavatorio de pies, de formalismos, pero llena de todo lo que representó el paso de Jesús por esta vida: “amaos los unos a los otros como yo os he amado”.

Pero no debemos perder la perspectiva de la entrega en la cruz, la muerte de Cristo y el triunfo de la vida en su resurrección que celebramos los otros días, y completan el sentido del día de hoy.

«Hagan esto en memoria mía»

Compartan el pan,

el vino y la palabra.

 

Cuando el fracaso

parezca desmembrarlo todo,

cada persona, cada grupo, 2020

como cuatro caballos al

galope tirando del vencido

hacia los cuatro puntos

cardinales.

 

Cuando el hastío

vaya plegando cada vida

aislada sobre sí misma,

contra su propio rincón,

pegadas las espaldas

contra muros enmohecidos.

 

Cuando el rodar de los días

arrastrando confusión, estrépito y consignas,

impida escuchar

el susurro de la ternura

y el pasar de la caricia,

 

Cuando la dicha te encuentre

y quiera trancar tu puerta

sobre ti mismo,

como se cierra en

secreto una caja fuerte,

cuando estalle la fiesta común

porque cayó una reja

que apresaba la aurora,

amanece más justicia,

y la solidaridad crece,

reuníos y escuchad,

compartid el pan, compartid el vino,

dejad brotar la dicha común y sustancial,

el futuro escondido

en este recuerdo mío

inagotablemente vivo.

Benjamín González Buelta


 

Galería de imágenes

Volver
Destacado
Comunidades Oblatas en varios paises
Artículos, estudios y noticias
de nuestras hermanas y laicado
Mujeres que hemos acompañado
NEWSLETTER
Suscríbete a nuestras Noticias para recibir notificaciones
He leído y acepto la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR