Idiomas:

Conócenos

Carisma y espiritualidad

Carisma

Carisma

El significado de la palabra carisma proviene del griego kharisma: “don divino, regalo”. Para las Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor, ese don del Espíritu lo recibió nuestra congregación a través de los fundadores, José María Benito Serra y Antonia María de la Misericordia.

El carisma oblata permanece y se recrea en la medida que se sigue regalando a muchas personas en todo el mundo. Quien lo recibe descubre que su camino de seguimiento a Jesús se encuentra al lado de las mujeres inmersas en contextos de prostitución, recorriendo juntas sendas de redención y liberación.

Este carisma sensibiliza, capacita y es fuerza que impulsa a orientar todas las potencialidades personales en favor de esta misión. El don recibido lleva a superar las apariencias y estigmas sociales, para hacerse acogida y respeto hacia las mujeres más vulneradas en su dignidad, en donde descubre el reflejo de Dios. En medio de las adversidades y conflictos, hace prevalecer el poder transformador de la comprensión, el amor y la esperanza.

Somos llamadas a expresar este “don divino” con toda su belleza en comunidad. Vivimos la acogida y el respecto a las mujeres como personas reflejo de Dios, sin quedarnos sujetas a las apariencias o al estigma presente en nuestra sociedad, que perpetúa los prejuicios que marcan este colectivo.

Espiritualidad

Espiritualidad

La Fuente de nuestra espiritualidad es Jesús Redentor, compasivo y misericordioso, que se fija especialmente en los excluidos. Amor que se desvive y entrega como expresión de la ternura de Dios, estableciendo relaciones de gratuidad y libertad también con las mujeres.

Descubrimos los rasgos específicos de la espiritualidad oblata a partir de la experiencia de fe de nuestros fundadores que, actualizada a lo largo del caminar congregacional, da lugar a un modo de vida que configura la relación y encuentro con Dios, el talante personal, la vida en comunidad y el compromiso social y político, en los diversos continentes y países donde la familia Oblata realiza su misión.

La espiritualidad de encarnación nos lleva a situarnos ante la realidad, especialmente en el acercamiento a las situaciones de las mujeres en contextos de prostitución, como la tierra sagrada donde Dios habita y nos interpela. La mirada compasiva, atenta y profunda de Jesús, nos impulsa a convertir el dolor y la indignación ante la injusticia, en entrega permanente y solidaria (oblación), en afirmación de la vida y liberación (redención) y a ser “misioneras de la misericordia”.

Así lo refleja nuestra canción: «Vean en ellas la imagen del Redentor»

Ser oblatas configura nuestro modo de ser y estar en el mundo. Esta identidad, que abarca la totalidad de nuestra vida, se construye y alimenta desde los orígenes en torno a la misión, la experiencia de Dios y la vida fraterna.
(Capítulo General 2013)
Ser oblatas configura nuestro modo de ser y estar en el mundo. Esta identidad, que abarca la totalidad de nuestra vida, se construye y alimenta desde los orígenes en torno a la misión, la experiencia de Dios y la vida fraterna.
(Capítulo General 2013)
Destacado
Comunidades Oblatas en varios paises
Artículos, estudios y noticias
de nuestras hermanas y laicado
Mujeres que hemos acompañado
NEWSLETTER
Suscríbete a nuestras Noticias para recibir notificaciones
He leído y acepto la política de privacidad